Periodoncia

 Es la parte de la odontología que se ocupa del mantenimiento del tejido de sostén de las piezas dentarias. Siendo este básicamente hueso y encía.

Gingivitis

Si tus encías están inflamadas, sangran al cepillarte o tienen un color rojo en lugar de rosa. En este caso con una limpieza acompañada de instrucciones de higiene y uso de hilo dental suele solucionarse el problema.

Periodontitis

El hueso ya está afectado debido a la acumulación de placa por debajo de la encía. Existen diferentes grados de periodontitis, según la cantidad y/o localización de la pérdida ósea.

El problema de esta enfermedad es que el paciente no suele tener síntomas hasta que está muy avanzada. Por lo que la prevención es fundamental.

El tratamiento varía según el avance de la enfermedad. En la mayoría de los casos se pueden mantener los dientes a base de realizar raspados radiculares, que consisten en eliminar la placa subgingival (debajo de la encía) con anestesia local. En casos más graves podría necesitarse cirugía periodontal.

 

No todas las piezas dentales tienen el mismo pronóstico (duración a largo plazo). Para establecer un diagnóstico adecuado son necesarias varias pruebas: exploración clínica, radiografías intraorales, sondaje periodontal.

En los pacientes periodontales son vitales las revisiones periódicas, higiene oral exhaustiva y el compromiso del propio paciente.